El incremento en la frecuencia de este fenómeno natural pone en riesgo la seguridad de las personas y el comercio de la zona.

El incremento del nivel del mar y la pérdida de espacios en la playa, también serán materia de investigación.

Con el propósito de ayudar a las comunas de Cartagena y El Tabo a anticiparse a la ocurrencia de marejadas y corrientes de rips (fuerte corriente superficial de agua que retrocede desde la costa hacia el mar) en la zona, y así  como a evaluar sus efectos sobre el borde costero y el impacto en la seguridad de los bañistas en la bahía de Cartagena, el Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (MERIC) y el Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (CIGIDEN), comunicaron recientemente que en noviembre realizarán una nueva campaña de mediciones en coordinación con ambos municipios.

“Esta campaña de medición es el resultado de una serie de reuniones entre CIGIDEN y los municipios de Cartagena y El Tabo. Nosotros, como centro MERIC, decidimos unirnos y colaborar a raíz de que desarrollamos varías investigaciones en común con CIGIDEN, debido a que para comprender los diversos procesos físicos que ocurren en la bahía de Cartagena se necesita un equipo multidisciplinario”, afirma Felipe Lucero, ingeniero investigador de MERIC.

Las marejadas son fenómenos cada vez más intensos a lo largo de las costas chilenas, preocupando a la ciudadanía, autoridades y la comunidad científica, quienes se han propuesto investigar y profundizar sobre los factores que las provocan, ayudando a anticiparse a su ocurrencia. El entendimiento de estos eventos extremos es de gran interés para quienes desarrollan dispositivos para la extracción energía marina, ya que este pronóstico permitirá determinar las “ventanas” de mantención de los equipos, así como la fuerza a la que serán expuestas las estructuras. De la misma forma, los expertos estudiarán las corrientes de rips, las cuales ponen en peligro la seguridad de los bañistas.

En esta oportunidad, el equipo que realizará las mediciones en la bahía de Cartagena estará compuesto por especialistas de MERIC, CIGIDEN, de las universidades Técnica Federico Santa María y Católica de Chile, sumándose además Rafael Almar, experto del Instituto de Investigación para el Desarrollo de Francia, quienes esperan contar con los resultados de las mediciones antes del inicio de la temporada estival, comenzando su análisis de durante el primer trimestre de 2019.