Una inédita medición llevada a cabo por el Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (MERIC) da cuenta del nivel de conocimiento que tiene la ciudadanía sobre los distintos tipos de energía y de la matriz energética del país.

Si bien la energía marina posee un potencial mayor que la energía solar, la población dice saber muy poco de ella. 

Las principales preocupaciones son el posible impacto en la fauna y la participación de la población en la toma de decisiones.

Este miércoles 31 de julio el Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (MERIC), realizó en sus oficinas corporativas el taller para periodistas “COP 25 y los desafíos de la investigación en energía marina en Chile”. El encuentro contó con la participación de periodistas de diversos medios de comunicación, abordando la importancia de la energía marina y explicando de manera didáctica cuál es el estado de la investigación y desarrollo en Chile y el mundo.

La rápida expansión de las energías renovables en Chile, junto al enorme potencial aún por explorar, sobretodo en el ámbito de las energías marinas, hace prever que en el futuro los proyectos de energía marina renovable se multiplicarán. Frente a esta realidad, el Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (MERIC) dio a conocer los resultados de una encuesta realizada en el marco de su estudio sobre las percepciones sociales de las energías marinas renovables que por primera vez muestra cómo la ciudadanía se posiciona frente a este tipo de energías, e identifica los temas de interés social más relevantes que será necesario abordar en los próximos años.

El universo total de encuestados fue de 900 personas de las regiones de Valparaíso, Coquimbo y Los Lagos. Dentro de los temas que emergen como más relevantes para la ciudadanía en relación a los proyectos de energías marinas renovables, destacan la preocupación por el impacto en la fauna y la participación de la población en la toma de decisiones. En tanto no pagar más por la cuenta de la luz y compensar a la comunidad local, son preocupaciones importantes para grupos de mayor edad y quienes viven cerca de potenciales lugares donde se podrían desarrollar proyectos.

Según Stefan Gelcich, el investigador a cargo del estudio, entender las percepciones de las ciudadanía es fundamental para poder diseñar la forma en que las energías marinas pudiesen ser implementadas resguardando prioridades sociales. Es importante destacar la importancia que la sociedad civil está otorgando al cuidado de la fauna marina, lo que genera una necesidad de abordar y mitigar los posibles impactos desde etapas iniciales en el desarrollo tecnológico de estas energías“.

En tanto, el Director de MERIC, Luc Martin, destaca que “el extenso mar de Chile le entrega al país una posición privilegiada para ser un actor relevante en la producción de energía marina a nivel mundial.  Es primordial establecer un diálogo  con la ciudadanía sobre el valor de  este tipo de energía y evaluar e informar desde una base científica sus posibles impactos en los ecosistemas marinos y socio económicos. Es importante que Chile desarrolle diferentes alternativas que sirvan para mitigar los posibles impactos al desarrollar la energía marina”.

Algunos de los resultados de la encuesta más llamativos son:

  • 37% de los encuestados piensan que la energía marina no tiene impactos negativos. El 28% cree que la energía marina puede impactar en la vida marina y el 13% en el medio ambiente.
  • 80% de los chilenos prioriza el bienestar de la fauna marina por sobre la reducción en el costo de la cuenta de luz (49%) como requisito para que un proyecto de energía marina sea aceptable. 69% prioriza que el proyecto sea participativo y 58% que se reduzca el impacto en las actividades humanas.
  • Chilenos creen que de los distintos tipos de energía, de la que reciben mayor cantidad de información es de la energía solar, mientras que las que menos conocen son la energía marina y energía geotérmica.
  • Energía solar y energía eólica son percibidas por los chilenos como los tipos de energía con menos impacto ambiental negativo, le siguen la energía marina y energía geotérmica, aunque en estas últimas prevalece el desconocimiento en cuanto al impacto ambiental negativo que pudiesen tener.
  • Principal fuente de información sobre temas energéticos es internet (26%) y redes sociales (20%). Apenas el 1% se informa a través de las empresas de energía y el Ministerio de Energía.
  • Fuente de información sobre energía más confiable para los chilenos son las publicaciones científicas, seguidas de las ONGs, mientras que las menos confiables son empresas energéticas, gobiernos regionales locales y el ministerio de energía.
  • Científicos de universidades son los que generan más confianza en la ciudadanía para la toma de decisiones en temas energéticos, seguidos de las ONGs y comunidades afectadas. Nuevamente las empresas energéticas, el gobierno central y el gobierno regional local son los que generan menos confianza para la toma de decisiones en temas energéticos.