Tras trabajar en Naval Group, el ingeniero industrial Guillaume Greusard llegó a Chile para realizar su práctica profesional en MERIC.

Guillaume Greusardnació en Perpiñán, en el sur de Francia, una ciudad definida por él como “un maravilloso lugar”, alque el pintor español Salvador Dalí llamaba “El centre del Món”, que significa el centro del mundo en catalán.

Proveniente de una numerosa familia y muy alegre, Guillaume comenta que se lleva muy con todos, especialmente con su hermano mayor, Alexandre, quien ingeniero en programación y con quién pasa los momentos más entretenidos.

Según relata nuestro colega, empezó su carrera como ingeniero industrial en la Escuela Nacional de Ingeniería de Tarbes para luego realizar estudios en gestión de negocios internacionales en la Universidad de Zwickau en Alemania, y en Perpiñán, Lille y Marsella, donde hoy se encuentra terminando su maestría en la Universidad de Aix-Marseille.

Actualmente vive en Santiago Centro con 10 compañeros de departamento. “Es un ambiente festivo, pero en el cual logro encontrar bastante tiempo para trabajar y descansar”, afirma Guillaume.

¿Cómo llegaste a MERIC?

“El año pasado trabajé en Naval Group, donde realicé proyectos europeos desarrollando tecnologías duales con un impacto positivo sobre el ambiente. Me encuentro en Chile realizado mi práctica ya que dentro de mis criterios de búsqueda estaba trabajar en un país hispano-hablante en el dominio marítimo, con una relación entre innovación e industria. Por consiguiente, MERIC me pareció la mejor opción”.

¿En qué consiste tu trabajo?

“Mi misión es establecer el plano de sostenibilidad del centro. Por eso, estaré en contacto con los investigadores de MERIC, empresas industriales y financiadores, con el fin de establecer contractos, iniciar proyectos y generar ingresos”.

¿Qué piensas de la energía marina y su desarrollo en nuestro Chile?

“La energía marina está en una posición compleja debido a su ligero retraso en relación con otros tipos de energía. Creo que la situación en Chile es intelectualmente muy interesante ya que su implementación requiere reflexiones novedosas, organizaciones colaborativas y proyectos disruptivos. Esas son las cosas que más me interesan”.

Finalmente, consultado sobre qué espera estar realizando en 10 años más, Guillaume comenta con mucho entusiasmo que espera vivir en alguna parte de América Latina, asegurando seguridad y felicidad de su familia y haciendo buenas acciones por la humanidad.